El cine llegó a México casi ocho meses después de su triunfal aparición en Par’is. La noche del 6 de agosto de 1896, el presidente Porfirio Díaz su familia y miembros de su gabinete presenciaban asombrados las imágenes en movimiento que dos enviados de los hermanos Lumiere proyectaban con el cinematográfo en uno de los salones del castillo de chapultepec.

Entonces, el inicio de la “Época de Oro” vendría con el estreno de la película Allá en el Rancho Grande que inauguraría el género de “comedia ranchera“´, género cultivado en México sin parangón en el resto de mundo, debido a la cultura e idiosincrasia mexicanas. Y el final llegará con la muerte del actor y cantante Pedro Infante en 1957.

El auge del cine mexicano favoreció el surgimiento de una nueva generación de directores: Emilio FernándezJulio BrachoRoberto Gavaldón e Ismael Rodríguez, por mencionar a algunos. Para el público, sin embargo, fue más interesante la consolidación de un auténtico cuadro de estrellas nacionales. Dolores del RíoMaría FélixMario Moreno “Cantinflas”Pedro ArmendárizAndrea PalmaJorge NegreteSara García, Fernando y Andrés Soler, Germán Valdés Tin Tan, Joaquín Pardavé y Arturo de Córdova serían las figuras principales de un “star system” sin precedentes en la historia del cine en español.

En esos años, el cine mexicano abordó más temas y géneros que en ninguna otra época. Obras literariascomediacomedias rancheraspelículas policíacascomedias musicales y melodramas, formaron parte del inventario cinematográfico mexicano de aquellos años. Y también en la recta final de este periodo se inauguraría otro género que podría considerarse nacional y que al igual que la comedia ranchera, no tuvo rivales fuera de México, que fue el género de luchas o películas de Lucha Libre.

Anuncios